Noticias de Venezuela. Investigación e informaciones confirmadas

El pan no llegará caliente a los residentes de la parroquia Altagracia de Caracas

Empleados de Mansion’s Bakery protestaron este lunes en las instalaciones del local, que ahora tiene como nombre Minka, para defender su derecho al trabajo. Los nuevos ocupantes no les permitieron el ingreso y les insistieron que se comunicarán con la jefa de Gobierno del Distrito Capital

Share Button

Los ocupantes del local les insistieron a los empleados de la panadería que acudiera a la jefatura de Gobierno del Distrito Capital | Foto: Vanessa Tarantino.

Caracas.- Apenas pocos minutos duró la protesta que convocaron este lunes los trabajadores de la panadería Mansion’s Bakery, ubicada en la avenida Baralt de Caracas, que fue intervenida el pasado 16 de marzo por la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde). Solo nueve empleados de los 25 que laboraban el local se acercaron a las instalaciones del negocio que ahora se llama Minka.

En la esquina Cuartel Viejo, donde está situado el local comercial, los empleados comenzaron a reclamar su derecho al trabajo y cuestionaron la arbitrariedad con la que los denominados “panaderos revolucionarios”, un grupo de jóvenes que ahora ocupa el establecimiento, irrumpieron en la panadería con el fin de defender los derechos de los consumidores, tras catalogar a sus propietarios de especular con los precios del pan y acaparar los sacos de harina.

Lee también: Incierto el futuro de propietarios y empleados de panadería tomada en Caracas

Entre los manifestantes se encontraba Emilio Santos, encargado de la panadería Mansion’s Bakery, reclamó que lo había sacado “como un perro” del negocio. “Nos dejaron sin trabajo y sin salario”, les gritó a los jóvenes de denominada “panadería socialista” quienes salieron del local gritando, a viva voz, que ellos eran “panaderos de la revolución”. Los ánimos caldeados hicieron que los trabajadores abandonaran el lugar. Los ocupantes de la panadería les insistieron en que toda disputa fuera aclarada directamente con la jefa de Gobierno del Distrito Capital, Carolina Cestari. Se supo que un grupo de empleados acudió a la sede de la jefatura, pero no obtuvieron respuesta de la funcionaria.

***

Mientras los empleados se retiraban del lugar, varias personas se acercaron al local para preguntar sí iban a vender pan y, algunos, llenaban unas hojas blancas con sus datos. “El pan se repartirá entre dos y tres días”, le respondió uno de los hombres a un señor. “Lo que queremos es evitar el bachaqueo”, agregó.

¿Están vendiendo pan?─, le preguntó otra persona al joven que estaba en la puerta, de piel blanca y barba pronunciada, quien acompañaba a un muchacho que tenía un disfraz de mimo.

─Por ahora, no; pero sí repartiremos; pero si quiere pan puede ir arriba donde hay otra panadería─, le recomendó el joven.

Dentro del local, se les aclaraba a las personas cómo sería el nuevo mecanismo de entrega del pan salado que será distribuido a través de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap). Pese a que se había informado la semana pasada que los panes serían vendidos directamente en la panadería, el equipo de El Pitazo, se comunicó al número de la panadería Minka (0212-8627536) –línea instalada recientemente– y confirmó que aún no se tiene una fecha precisa de entrega de los panes a los residentes de la parroquia Altagracia. “Hasta ahora estamos manejando vender pan canilla a 200 bolívares. Lo que no se quiere es que se hagan colas en la panadería”, dijo la mujer que atendió la llamada telefónica.

¿Saben cuándo se entregará el pan en los Clap?

─Aún no sabemos, pero todo dependerá de la organización de cada Clap. Hasta ahora en la panadería no se venderá pan, sino que se distribuirá por los Clap.

Los residentes no tendrán que censarse en la panadería nuevamente para obtener el pan. El local manejará la data de inscripción en los Clap que posee cada consejo comunal, entes que se la facilitarán a los coordinadores de las entregas en la panadería. “Hasta ahora acá solo se va preparar el pan”, dijo la mujer.

***

La gente entraba y salía de la panadería. Seguía consultando en caja el costo del pan y la hora de la venta. Entre la muchedumbre que había dentro del establecimiento, los periodistas de diferentes medios de comunicación fueron atendidos por José Solórzano, vocero de los productores libres y asociados de pan, quien antes de hablar había mantenido sus reservas con las versiones presentadas por los medios tras la intervención de la panadería.

En sus declaraciones, dijo que la ocupación temporal abalada por la Sundde, que durará 90 días, fue un “acto justo”. Solórzano volvió a los argumentos por lo que se había tomado la decisión de intervenir el establecimiento comercial: sobreprecios del pan, supuesta explotación de los trabajadores”, incumplimiento en los porcentajes de producción establecido en las normativas que establece que 90% de la harina debe usarse para preparar pan salado. “Ellos –los propietarios de la Mansion’s Bakery– hacían lo contrario”, sostuvo.

Lee también: Fevipan: panaderías entregadas a los Clap es una medida desproporcionada

El propietario de panadería Mansion’s Bakery, que está registrada como Pan Rivas, informó a El Pitazo que, tras la aplicación de la medida, en el almacén del local quedaron 120 sacos de harina de trigo y cerca de 20 cajas de charcutería. También indicó que en el negocio se usaba 18 sacos para hornear más de 5 mil panes salados. En la panadería, solo 5 empleados del antiguo establecimiento conservan aún sus puestos de trabajo. “No sabemos qué otros pasos daremos para defender nuestro trabajo, pues porque cada vez que vamos esa gente nos corre y nos amenaza”, indicó uno de los trabajadores sin revelar su nombre.

Share Button

Comentarios

pito

RELACIONADOS