Noticias de Venezuela. Investigación e informaciones confirmadas

Niño muerto en intento de robo de vehículo soñaba con ser militar

La madre de Anthuan Enrique Blanco Ramos no confía en la justicia venezolana, “porque la mayoría de los crímenes en este país quedan impunes”, de allí que deja el caso en manos de Dios

Share Button

El Cicpc anda tras la pista de una banda dedicada al robo de carros en el sector La Mata | Foto: Archivo

Charallave.- Ser un destacado militar era el sueño de Anthuan Enrique Blanco Ramos; un niño de apenas 11 años de edad que murió cuando delincuentes intentaron robarle una camioneta a su abuelo en el sector La Mata de Charallave, en los Valles del Tuy, la noche del martes 14 de febrero.

Lee también: Dos mujeres fueron asesinadas en El Callao

Con el corazón hecho pedazos y lágrimas en los ojos, su madre, Eucaris Ramos, acudió a la morgue de Ocumare a retirar su cadáver. Su cara denotaba tristeza y dolor. Con voz entrecortada, la mujer recordó que en la camioneta, marca Ford, modelo Explorer, año 1998, viajaban ella, sus tres hijos, los abuelos de éstos y una de sus cuñadas, a quien llevaban hasta su residencia. “Los adultos conversábamos sobre diversos temas del país, mientras que los pequeños jugaban. De pronto se escucharon varios disparos y Anthuan Enrique se desplomó sobre mi cuerpo”, contó. Un pequeño orificio con sangre en la frente del pequeño alarmó a Ramos, quien de inmediato le pidió al abuelo paterno del niño que tomara rumbo hacia hospital Dr. Osío de Cúa. Durante el trayecto, Anthuan Enrique continuó desvanecido y cuando fue ingresado al centro de salud, ya estaba muerto. Los médicos confirmaron que recibió un tiro en la región frontal con salida en el temporal izquierdo.

Lee también: Al menos 11 personas fallecidas tras siniestro vial en Güigüe

Anthuan Enrique Blanco Ramos, quien vivía junto a su progenitora y dos hermanitos, de 1 y 3 años de edad, en La Mata de Charallave, era un excelente estudiante. “Quería ser militar. Estaba esperando culminar el sexto grado para ingresar a la escuela de Fuerte Tiuna en Caracas”, refirió su madre. Blanco Ramos no espera nada de la justicia venezolana, “porque la mayoría de los crímenes en este país quedan impunes”. Sin embargo, dice ser paciente y dejar todo en manos de Dios. “La justicia divina siempre llega”.

Share Button

Comentarios

pito

RELACIONADOS