Noticias de Venezuela. Investigación e informaciones confirmadas

Carabobo: más de mil familias en riesgo por colapso de aguas negras en Flor Amarillo

Los vecinos de Flor Amarillo, al sur de Valencia, protestaron este jueves. Desde hace dos años no tienen respuesta sobre el colapso de la red de cloacas. Los ingenieros llaman al lugar “la segunda Venecia”

Share Button

Los vecinos protestaron frente a la urbanización para exigir respuesta | Foto: Luis Alejandro Borrero

Valencia.- Julia Esther tiene un año y medio. Desde su coche ignora la realidad de sus vecinos indignados, quienes han salido a protestar bajo el ardiente sol y un penetrante olor nauseabundo. La mamá, Nancy Rivas, cuenta que cierra la nevera con fuerza. Intenta que el olor —que impregna la casa— no llegue hasta los alimentos. En Quintas de Flor Amarillo, a 6,39 kilómetros al sur de Valencia, colapsó la red de cloacas desde hace dos años, lo que obligó a los vecinos a vivir encerrados.

Es jueves en la mañana. Un grupo se concentró en la entrada de la urbanización. Llevan pancartas y gorras. Algunos carteles muestran claramente su urgencia: “S.O.S”. Una de las manifestantes es Gloria Bascón, vocera del consejo comunal. La señora, con 36 años en la comunidad, dice que a las viviendas no se podrá ingresar dentro de poco: las aguas negras están socavando el terreno y los cimientos. Son 604 casas, unos 200 anexos y más de mil familias.

—¿Y cómo hacen para guardar la comida?
—¡Pues comida no hay, así que no hay mucho qué guardar!”, responde una vecina, quien sostiene uno de los carteles.

Hace poco unos ingenieros de la alcaldía de Valencia visitaron la comunidad, cuenta Rómulo Arriojas. Fueron claros. “Dijeron que las Quintas de Flor Amarillo es una segunda Venecia”. Parece que las casas están flotando encima de una laguna inmensa de cloacas, explica el presidente de la asociación de propietarios. La preocupación se nota en su rostro. “Ya las casas se están agrietando”.

Hay que actuar cuanto antes. Cuando inicie el período de lluvias las casas podrían inundarse, teme Bascón. Es un escenario que solo agravaría la crisis de otra de las vecinas: Silvana Vido. La mujer vive con su padre, quien está incapacitado y pasa todo el día cerca de la ventana de la casa —el único lugar que le gusta—, pero expuesto al olor y la contaminación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la exposición humana a aguas negras está asociada con patologías como cólera, disentería, diarrea e infecciones severas, como hepatitis. Vido les dice constantemente a los niños que juegan en su cuadra que hay un límite: el frente de su casa. Justo por allí fluye agua desde un cachimbo que se rebosa. “Les pido que ni se acerquen, que jueguen de mi casa para allá, y cualquier juguete que por mala suerte les llegue a caer en este charco, como un balón, que ni se les ocurra agarrarlo. Eso está perdido”. En Quintas de Flor Amarillo la ineficiencia gubernamental les quitó hasta eso: la libertad que tienen los niños de jugar.

Salir de lo que algunos vecinos han calificado como una tragedia tendrá un costo. Y es en bolívares. Arriojas dice que los funcionarios de la alcaldía han dicho que no tienen recursos para reparar y sustituir la red de aguas negras de la comunidad. Significa que deben recolectar al menos 11 millones de bolívares para comprar las tuberías. “Pero aquí no tenemos cómo pagar eso”.

En los estados Aragua, Carabobo y Cojedes, la responsabilidad por la recolección de las aguas servidas es de la Compañía Anónima Hidrológica del Centro (Hidrocentro). En su último informe oficial, la memoria y cuenta de 2015, reconoce que la meta de prestación del servicio de agua potable y recolección de aguas negras se cumplió en 87%, lo que significa que al menos 500 mil personas quedaron excluidas de la gestión de la estatal. Flor Amarillo es una confirmación.

Share Button

Comentarios

pito

RELACIONADOS