Noticias de Venezuela. Investigación e informaciones confirmadas

Solo a pie pueden pasar los venezolanos hacia Brasil

Los brasileños pueden retornar en sus vehículos, siempre y cuando gestionen su permiso, antes de la una de la tarde, en las oficinas del Viceconsulado en Santa Elena de Uairén

Share Button

La mayoría de los venezolanos que pasan a Villa Paracaima, La Línea, la primera localidad brasileña de cara a Venezuela, lo hacen para comprar comida | Foto: Morelia Morillo

Santa Elena de Uairén.- Después de una semana de cierre, cientos de personas cruzan caminando la frontera venezolana hacia el Brasil a través de la Aduana Ecológica de Santa Elena de Uairén.

La frontera permaneció cerrada desde el día martes 13, una medida asociada a la introducción de los nuevos billetes y a la salida de circulación del billete de Bs. 100.

El cruce, según confirmó un oficial de la Guardia Nacional (GN), debe hacerse a pie. Mientras se prolongue la medida –el presidente Nicolás Maduro anunció que el cierre se mantendrá hasta el lunes dos de enero de 2017– sólo se permitirá el paso de los camiones que transportan alimentos debidamente autorizados, de las ambulancias y, durante una hora al día, de los brasileros que gestionen su salida.

Lee también: Durante al menos una hora al día se abrirá la frontera venezolana hacia el Brasil

Según la información emanada del Ministerio de Relaciones Exteriores del Brasil y divulgada por Folha Web, los brasileros que se encuentren en Venezuela y que deseen retornar con sus carros deben acudir, antes de la una de la tarde, al Viceconsulado en Santa Elena de Uairén, principal ciudad venezolana en esta frontera, y anotarse en una lista; posteriormente, a las dos de la tarde, deben reunirse en las inmediaciones del Fuerte Roraima para desde ahí trasladarse hasta el paso fronterizo, ubicado a 10 kilómetros.

En el Viceconsulado se registraron alrededor más de 100 brasileros que se encontraban en territorio venezolano para el momento del cierre.

Revisión y caminata

De ida, los efectivos asignados al puesto fronterizo revisan los bolsos de las personas y de vuelta hacen lo propio con sus cargas; esto, aparentemente, con la finalidad de evitar el tráfico de grandes cantidades de billetes de Bs. 100.

La mayoría de los venezolanos que pasan a Villa Paracaima, La Línea, la primera localidad brasilera de cara a Venezuela, lo hacen para comprar comida. Hasta finales de la semana pasada, algunos de los comercios brasileros continuaban recibiendo billetes de Bs. 50, pero ahora exigen el pago en reales.

Lee también: Paso peatonal en frontera con Brasil y Colombia transcurre con normalidad

Los transeúntes deben dejar sus carros en el último tramo de la Troncal 10, antes de ingresar al estacionamiento del Seniat, caminar aproximadamente dos kilómetros hasta zona comercial en la calle Suapí y, después de hacer sus compras, retornar caminando.

Como muchos otros venezolanos, Luis Salazar, electricista, presta el servicio de transporte para aquellos que regresan con mucho peso. Por cada saco cobra 20 reales y puede llevar un máximo de tres en su carrucha de carga.

Él es de San Félix, uno de los principales centros urbanos de Guayana, tiene dos meses y medio en Pacaraima trabajando como electricista y constructor. Salió del país porque estaba desempleado “y los tigritos ya no me daban para vivir”. Se siente satisfecho porque, semanalmente, le envía dinero o comida a su familia.

Otros venezolanos optan por llevar carretillas de construcción y empujar su carga.

Share Button

Comentarios

pito

RELACIONADOS