Noticias de Venezuela. Investigación e informaciones confirmadas

Con pan resuelven comidas en Yaracuy

Los únicos establecimientos con personas haciendo cola para comprar en San Felipe son las panaderías, pues aunque la unidad de pan tipo francés aumentó a 80 bolívares a la gente le resulta más fácil hallar este alimento que la harina de maíz.

Share Button

Las personas esperan afuera de las panaderías hasta que los trabajadores anuncian la salida del pan | Foto: Joanly Paiva Suárez

La mayor parte de los establecimientos comerciales en San Felipe cerró puertas el 31 de diciembre, incluso algunos dueños de supermercados del centro de la ciudad dieron vacaciones colectivas a los trabajadores, los pocos establecimientos abiertos ofrecen poca mercancía, los productos básicos escasean y los precios son demasiado altos.

“En mi casa resolvemos las comidas de estos días con pan, porque aunque cuesta 80 bolívares la unidad es lo que hay. Vas al abasto y está cerrado, si hallas uno abierto encuentras todos los anaqueles llenos de plásticos y galletas”, dijo Melina Torrealba.

Algunos yaracuyanos consultados destacaron que aunque reaparecieron ciertos productos, comprarlos es un lujo. “Aquí hay margarina, pero cuesta 4.500 bolívares; hay avena en hojuelas pero en más de 5.000, si el año pasado nos quejábamos porque por cada producto que uno quisiera comprar debía tener el bolsillo 2.000 bolívares, ahora son 5.000, ya no podremos comer”, señaló en un pequeño abasto chino el señor Bríjido Peña.

Colas por pan

A las afueras de la mayoría de las panaderías sanfelipeñas se mantienen las colas estos días, a las personas no les importa esperar siempre que puedan comprar el pan campesino a 250 bolívares o el sobado a 450. “Si lo que sale es pan francés lo llevo igual porque la harina de maíz no se consigue y cuando la encuentras te la quieren vender los bachaqueros hasta en 3.500 bolívares”, acotó Delia Espinoza.

Lea también: FOTOS | ​Nunca pensé que el hambre sería mi compañera en la vejez

Pero hay otros ciudadanos que optan por esperar “hasta que salga el pan más barato”, porque de lo contrario no les alcanza para “alimentar” a la familia completa. “Si sacan del pan caro me toca esperar a la siguiente ronda, ellos (los trabajadores de la panadería) te dicen si va a salir o no y tú decides si esperas, ayer me tocó quedarme aquí dos horas, pero en la casa no tenía qué darle a mis hijos”, contó Pastor Molina, un joven que aseguró tener dos hijos pequeños.

Los clientes se quejan de que les venden productos iguales con diferentes nombres y precios distintos. “Te dicen que no tienen pan campesino, que está regulado a 200 bolívares, pero sí sacan pan sobado a 450 o gallego a 600. Son iguales, los pruebas y son lo mismo pero con diferentes nombres”, dijo Yerika Linarez.

Lea también: CRÓNICA | Cualquier excusa es buena para espantar el hambre mientras se trabaja

Costos por las nubes

Los panaderos explican que el precio del pan es insostenible porque la materia prima les llega a sus establecimientos cada semana más cara, “el kilo de levadura nos llegó la semana pasada a 35 mil bolívares, ni hablar del saco de harina de trigo; otras panaderías ya  cerraron por esta situación”, contó un comerciante panadero que prefirió no identificarse.

“En este estado abundaba el maíz, era junto a la caña de azúcar lo que producíamos, es irónico que ahora estemos padeciendo por falta de harina para las arepas y porque no tenemos cómo endulzar el café”, reflexionó en la cola de una panadería del centro de San Felipe Elio Magallanes.

El comercio sanfelipeño sigue desolado mientras los ciudadanos buscan qué comprar y estirar el dinero | Foto: Joanly Paiva Suárez

Share Button

Comentarios

pito

RELACIONADOS