Noticias de Venezuela. Investigación e informaciones confirmadas

Cuerpo de Bomberos declara inhabitable urbanismo en Maturín

Los habitantes del sector Patria Nueva, en la zona oeste de la capital de Monagas, protestaron el lunes por la falta de agua y les solventaron a medias el problema según contaron a El Pitazo las personas

Share Button

Las casas fueron entregadas con la promesa de que serían culminadas | Foto: Diego Rojas

Maturín.- El Cuerpo de Bomberos del estado Monagas ha levantado siete informes en el que declara la inhabitabilidad del urbanismo Patria Nueva, ubicado en la zona oeste de Maturín. Las actas reposan en la gobernación con igual cantidad de solicitudes de mejorar la comunidad, en la que habitan 3.332 personas.

Lea también: Bolsas del Clap no llegan a 549 familias de Brisas de La Cascada en Monagas

Los residentes de este sector protestaron el lunes para reclamar la falta de agua y la paralización de la construcción de la tercera etapa del urbanismo. Decidieron contactar de nuevo a El Pitazo porque quieren que en Caracas conozcan sobre su situación y que se sepa que no solucionaron del todo la falla de agua.

Ruth Tineo y Diego Rojas son voceros de la comunidad en la que viven desde hace tres años soportando el fuerte olor a aguas residuales que se percibe dentro y fuera de sus casas porque el sistema de drenajes no sirve. La planta de oxidación no funciona porque su construcción no permite que los desechos corran hacia ella.

Este es uno de los puntos que señala el informe del Cuerpo de Bomberos en cada uno de los siete informes firmados el año pasado. Los funcionarios también encontraron que la acometida eléctrica de la zona tiene deficiencias porque los cables que instalaron no tienen el grosor adecuado y, como no se colocaron en todas las etapas, las familias han tenido que hacer empates para tener luz en sus hogares.

Las calles de la comunidad son de arena y cada vez que llueve los vecinos quedan incomunicados | Foto: Diego Rojas

“Esto ha hecho que el servicio sea pésimo porque son muchos los que están conectados de una misma acometida”, explica Diego Rojas. El sistema de agua potable fue instalado con tuberías pequeñas que impide que el vital líquido llegue a regaderas y grifos de lavamanos y lavaplatos. “El agua solo llega al patio y la mayoría de las personas tenemos que usar bombas“, agrega Ruth Tineo.

Las calles son de tierra, no tienen brocales. Cada vez que llueve se forma una laguna que impide a las personas pasar de un extremo a otro.

Hay 300 familias esperando por la culminación de la tercera etapa, en la que solo se encuentran la estructura de las vivienda, pues la empresa constructora las dejó sin salas sanitarias ni piso. “En la comunidad viven hasta tres familias en una misma casa”, menciona Tineo.

“En el Ministerio de Ecosocialismo saben que se trata de un espacio donde no se puede vivir y aún así no hacen nada para ayudarnos”, asegura Tineo.

Obra sin terminar

El simoncito que serviría para atender a los niños no fue culminado | Foto: Diego Rojas

Las vallas que informaban sobre el costo de las casas y de un simoncito fueron quitadas de los terrenos del urbanismo. Tineo y Rojas desconocen si fue por una orden del Gobierno nacional o de la misma empresa constructora que se marchó sin dar explicaciones.

Un simoncito quedó sin culminar. Solo quedó la estructura de metal sin las paredes. También está el espacio delimitado para una escuela en la que se supone estudiarían los 1.627 niños de la comunidad que acuden a escuelas en Pueblo Libre, Amarilis y Maturín.

Los vecinos aseguran que los planos originales del complejo habitacional contemplan la construcción de un gimnasio, un ambulatorio, un módulo policial y otro bomberil, estructuras que ni siquiera existen. “Nuestro urbanismo se parecería al de La Gran Victoria”, mencionó Rojas haciendo referencia al urbanismo piloto construido por una empresa iraní en la zona oeste de Maturín durante la gestión del fallecido presidente Hugo Chávez, que tiene escuela, liceo, preescolar, canchas, centro asistencial y módulo policial.

Sin comida: El hambre también los golpea

Aunque no saben cuántas personas comen dos veces al día, sí tienen conocimiento de que no todas las familias tienen acceso a la cesta de alimentación debido a los altos precios en los supermercados.

En la comunidad tienen tres meses sin recibir las bolsas de productos básicos que distribuyen los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap). Por la última que recibieron pagaron 6.200 bolívares en los que iban incluidos el pago de la bolsa y del transporte para ir a buscar los alimentos en el centro de acopio.

“En una oportunidad nos enviaron carne dañada y la mayoría tuvo que botarla”, afirma Rojas.

Share Button

Comentarios

pito

RELACIONADOS