Noticias de Venezuela. Investigación e informaciones confirmadas

Cada vez que se incrementa el salario mínimo, el venezolano es más pobre

La economista Tamara Herrera asegura que con esta política de aumentos salariales compulsivos, Maduro busca “amor con apremio”, y que esos ajustes "no se traducirán en beneficios reales para los venezolanos", pues el reto es combatir con eficacia la inflación

Share Button

Conindustrias indicó que el ajuste debió consultarse con representantes de los trabajadores y empresarios | Foto: foromarketing.com

Caracas. Parece un contrasentido o una incoherencia. Cada vez que el presidente de la República, Nicolás Maduro, anuncia un aumento de sueldo, la ola de rechazo es fuerte, sobre todo entre el sector empresarial, pues es el que tiene que buscar los recursos para cumplir con los compromisos que impone el gobierno.

Y entre los trabajadores, el temor aflora, pues si bien es cierto que percibir más ingresos reconforta, preocupa que la inflación cuele lo que se subió. Son cinco los incrementos salariales decretados por Maduro desde enero de 2014.

“Esto es amor con apremio. Estos aumentos han sido intensos y buscan igualar la inflación de 2016, que en cualquier momento divulgará el Banco Central de Venezuela y que probablemente bordee el 350%. Con los cinco ajustes, el ingreso mínimo ha subido 321%“. Así lo declaró la economista Tamara Herrera, directora de la firma Síntesis Financiera.

Advirtió que con estas cifras, el gobierno pretende indexar (igualar) el alza de los precios con la del sueldo. Pero estas cifras no cuadran. Para analistas y entidades internacionales, la inflación de 2016 superó ampliamente el 500%, con incrementos de los precios de 20% mensual, el movimiento más alto del mundo.

“La solución a cómo detener la merma de los ingresos de los venezolanos no es aumentar sueldos; la alternativa es implementar un plan antiinflacionario. Lo que está haciendo el gobierno es disparar la inflación y profundizar la recesión”, advierte Herrera.

Otro economista, Orlando Ochoa, cuestionó el hecho de que estas alzas incrementen el déficit fiscal de la República, pues el gobierno no tiene con qué pagar lo que se decreta y por lo tanto emite dinero sin respaldo para financiarse.

“Ellos (el gobierno) tratan de quedar bien con la gente en medio de la tragedia que vive Venezuela, con una altísima inflación”. Expresó que para 2017 la inflación del país podría estar sobre el 2 mil 200%, según cálculos del Fondo Monetario Internacional”.

Dijo que las causas de la inflación siguen activas y se potencian con el control de cambios. “De seguir así, los precios se pueden incrementar 30% por mes, algo nunca visto”.

Más populismo

Dice el director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Caracas, Víctor Maldonado:  “Como ha ocurrido en las veces anteriores, eso (el ajuste del sueldo mínimo y de las pensiones) se ha traducido en más escasez y más inflación: una economía que cada día se explica menos”.

Sostuvo que que un aumento de salario dentro de un régimen de controles va a significar más empobrecimiento para todos los venezolanos.

“La solución del acceso a los bienes y de niveles de prosperidad no pasa por la economía del socialismo siglo XXI, sino por su revocatoria”, dijo.

“Un Estado que es dueño de 2,7 millones de empleados y que tiene que satisfacer las expectativas de 3,2 millones de jubilados y pensionados no tiene más remedio que recurrir a una máquina de imprimir dinero que no tiene nada que ver con la productividad y que presiona la indisciplina fiscal, que es la causa raíz de la inflación. Lo que [el gobierno] nos da con una mano nos lo quita con la otra”, explicó el analista en entrevista con el Circuito Actualidad.

Desde el sector empresarial comparten las inquietudes de Víctor Maldonado, pues en estos momentos se están recalculando las nóminas de las empresas, además de medir el impacto en la estructura de costos de las mismas.

Es el caso de la representación de Conindustria, entidad gremial que también rechazó el decreto de aumento del sueldo mínimo y de las pensiones,

Para la abogada Maryolga Girán, presidenta de la comisión laboral de Conindustria, “este ajuste debió consultarse con representantes de los trabajadores y de los empresarios, en una comisión tripartita”.

“El gobierno nacional incumple los acuerdos establecidos en la Organización Internacional del Trabajo (OIT), pues para ajustar el sueldo mínimo, es necesario un previo diálogo con el sector privado. En este aspecto, está en desacato con esta entidad internacional, porque la decisión de subir el salario debe ser consultada con los sectores involucrados: empresarios y trabajadores, además de los representantes gubernamentales”.

Con información de Globovisión.

Share Button

Comentarios

pito

RELACIONADOS