Noticias de Venezuela. Investigación e informaciones confirmadas

Empresarios tachirenses esperan por reglas de Sudeban para abrir casas de cambio fronterizas

Aún cuando se anunció que en la frontera se reabrirán las operaciones de compra y venta de bolívares y pesos, en el ámbito empresarial tachirense no se sabe de qué forma van a operar las nuevas casas de cammbio

Share Button

 

En el alto gobierno no dicen nada sobre las nuevas casas de cambio | Foto: Archivo

Caracas.– A los empresarios vinculados con el sector financiero y con la frontera entre Venezuela y Colombia les sorprendió el anuncio del presidente Nicolás Maduro de permitir la apertura de algunas casas de cambio en San Antonio, Ureña y Paraguachón, justo frente al país vecino.

La idea del Gobierno es “contrarrestar las mafias de frontera de Cúcuta, Colombia, que extraen el papel moneda de Venezuela y determinan que las casas de cambio no sean las que fijen la tasa cambiaria”, dijo el mandatario el lunes en la noche.

Para instalar casas de cambio en la frontera, es preciso contar con una logística de intercambio de bolívares por pesos colombianos o eventualmente dólares. Nada de eso está armado, ni siquiera una disposición en Gaceta Oficial.

Así lo confirmó a El Pitazo el presidente de la Asociación Venezolana de Casas de Cambio, César Atencio. “Nos enteramos por televisión de la medida y en estos momentos estamos tratando de comunicarnos con la Superintendencia de Bancos, la cual será la entidad reguladora de la actividad cambiaria en la frontera”.

En breve conversación telefónica, Atencio dijo que el sector que representa está a la expectativa de cuándo abrirían las casas de cambio, así como de las normas que deben cumplir, para iniciar labores a la brevedad.

Negociaciones con Colombia

Mientras el Gobierno oficializa la medida y explica al país lo que se podría hacer en la frontera en esta economía controlada y centralizada, el nuevo ministro de economía y finanzas, Ramón Lobo, declaró a Venezolana de Televisión que con las nuevas casas de cambio “permitirán ofrecer a las poblaciones de ambos países (Venezuela y Colombia) un mecanismo transparente que responda a una realidad económica y no a un aparato especulativo que pretende destruir la moneda nacional”.

Para el presidente de Fedecámaras Táchira, Daniel Aguilar, “lo que debe hacer el Gobierno es liberar el control de cambio y permitir el comercio fluido en la frontera. Tantas restricciones con nuestro mercado natural, que es Colombia, lo que han hecho es prácticamente quebrar a comerciantes y empresarios tachirenses”.

El dirigente gremial dijo a El Pitazo que “son muchas las versiones que están circulando en Táchira. Hasta hace año y medio había 17 casas de cambio o agentes cambiarios en el eje fronterizo que trabajaban bajo regulaciones especiales. Desde hace año y medio se ordenó el cierre de todas y se agudizó la crisis en este lado. No hay políticas claras en cuanto a lo que se quiere hacer. El gobernador Vielma Mora dice una cosa, en Caracas dicen otras”.

Expresó que lo que se sabe es extraoficial y se supone que en un principio arrancarían sólo cuatro casas de cambio, “y que el tipo de cambio sería que un bolívar serían cuatro pesos colombianos. No sabemos de dónde salió ese cálculo que se supone se va a fijar. Nosotros somos partidarios de  que se fortalezca y revalúe al bolívar y se coloque una tasa de 7 bolívares por cada peso”.

Sugirió a Nicolás Maduro y a los directivos del Banco Central de Venezuela reunirse con sus pares colombianos, Juan Manuel Santos y con funcionarios del Banco de la República de Colombia, “para coordinar y armonizar políticas macroeconómicas, de modo que, si se reabre plenamente la frontera y se permite el flujo de divisas, ganemos todos”.

Aguilar denunció que los problemas graves: desempleo, cierre de empresas, recesión, inseguridad en el lado venezolano de la frontera, se iniciaron en la gestión de Hugo Chávez, en sus fuertes enfrentamientos con su colega Álvaro Uribe.

“Son varios años con muchas dificultades. En el eje Ureña-San Antonio ha cerrado el 80% de negocios como hoteles, restaurantes, posadas, bodegas, supermercados, servicios de transportación y turismo y ni hablar de mataderos, fábricas, procesadoras de alimentos. La crisis es demasiado grave y el hecho de que la economía comience a abrirse es un gran aliciente. Pero eso no es suficiente: es necesario crear las condiciones para que regresen al Táchira las inversiones nacionales e internacionales”, subrayó el dirigente empresarial.

Finalmente, recordó que “el comercio intrafronterizo tiene más de 200 años y querer destruirlo con decretos y con cierres no será posible”.

Share Button

Comentarios

pito

RELACIONADOS