Noticias de Venezuela. Investigación e informaciones confirmadas

AUDIO l Crisis del agua: Valencia se queda sin su embalse de emergencia

El embalse de Guataparo funcionaba para mejorar la calidad del agua en Carabobo. Sus aguas eran mezcladas, por ser más puras, con las de otros embalses. Ahora que está seco, los vecinos sienten que por las tuberías les salen aguas cloacales

Share Button

Carlos Graffe, dirigente de Voluntad Popular en Valencia | Foto: Luis Alejandro Borrero

Valencia.- Yudith Caro dejó hace 33 años su natal Barrera. De niña tomaba agua directamente desde la tubería en la población, a 14 kilómetros al suroeste de Valencia. Luego se mudó a la capital para tener mejor calidad de vida. Pero las cosas salieron al revés. “Es una ironía, me vengo a Valencia y resulta que aquí el agua es una cloaca”.

Ahora vive al norte de la ciudad. Espera que en unas semanas su oftalmólogo se reintegre: tiene consulta pendiente. No ha dejado de molestarle una alergia en los ojos. Debe aplicarse lágrimas artificiales y antibióticos, pero no se consiguen. Está convencida: se debe a la calidad del agua que le suministra la estatal Compañía Anónima Hidrológica del Centro (Hidrocentro), encargada de abastecer a los estados Aragua, Carabobo y Cojedes. Pero vecinos como la administradora de 43 años dicen que lo que en realidad reciben por las tuberías se parece más a cloacas que a agua potable. Olor nauseabundo, color amarillo, marrón y que causa fuerte picazón en el cuerpo.

Lee también: Robo en estación Titicare deja 30 mil familias sin agua en Lara

Es probable que la calidad del agua siga empeorando en Carabobo. Caro recibió una llamada de dirigentes vecinales que le pidieron su presencia en una protesta que está por realizarse en minutos. El embalse de Guataparo está seco. Significa que el el cuerpo de agua auxiliar, o como le definen los ingenieros hidráulicos, “el fondo de reserva” está agotado. No es algo nuevo. Desde 2013 Hidrocentro no lo llena, denunció Germán Benedetti, activista social y exlegislador de Carabobo.

También se le conoce como Dique de Guataparo. Durante la década pasada sus aproximadamente 20 millones de metros cúbicos de agua eran un oasis. Competencias internacionales de Kitesurf, canotaje pesca deportiva, balneario y sitio de congregaciones. Ahora es una cuenca medio vacía con lemna, bora y basura, donde la fauna fue arrasada y los pescadores se reducen a uno o dos que esporádicamente visitan el lugar. El embalse de Guataparo está perdido.

Es una de las causas principales por las que desde mediados de 2014 en Carabobo se aplicó un Plan Especial de Abastecimiento de Agua Potable, asegura Benedetti. Para los más entendidos: un cronograma de racionamiento. El agua se va en promedio dos veces por semana en comunidades del área metropolitana. Caro se sitúa por detrás del ingeniero, frente a las cámaras de medios regionales e internacionales. Luce asombrada. “No imaginé que esto estaba así. Siento una profunda tristeza. Verlo en este abandono no tiene comparación”, dice con la voz entrecortada cuando se apagan las filmadoras.

Guataparo es fundamental. Al tener una profundidad menor que la de su primo mayor, Pao-Cachinche, y estar ubicado en medio de un valle montañoso, sus aguas se podían depurar de forma natural más rápidamente. El sol y la ventisca hacían parte del trabajo. Por eso se utilizaba el agua del embalse de Guataparo, más clara y mejor, para diluir la carga de materia orgánica (heces) de Pao-Cachinche, que ingenieros ya han definido como un gran pozo séptico. El problema en Carabobo es que se vierten las aguas residuales en el mismo lugar de donde luego se saca para el consumo humano: los embalses. “Hidrocentro viene acabando con el sistema de agua de los carabobeños de manera progresiva”, añade el dirigente político Carlos Graffe. “Nos están envenenando”, sentencia Benedetti.

Además de la lluvia, el dique de Guataparo se llenaba con el excedente de Pao-Cachinche. Grave error. En septiembre de 2010 se hizo un transvase desde la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Los Guayos. Eso mató la fauna acuática y aérea del embalse, recuerda el exlegislador opositor, quien define lo que se hizo como un crimen ambiental y de lesa humanidad porque se transvasaron aguas del Lago de Valencia al embalse de Guataparo.

Lee también: Avería en tubería afecta suministro de agua potable en Falcón

Un grupo de vecinos y dirigentes hizo una toma simbólica del embalse el lunes. “Que este cuerpo de agua se encuentre con este nivel de contaminación lo que nos demuestra es que el resto del sistema está gravemente afectado”, explica Graffe. Retó al presidente Nicolás Maduro, al gobernador Francisco Ameliach, y a la presidenta de Hidrocentro, Luigina Cercio, a que tomen agua directamente desde Guataparo. “Esto está afectando gravemente nuestra salud. Por eso es que cuando uno abre el grifo de su casa huele a cloaca”.

El racionamiento ocurre porque si no hay agua en Guataparo, la que está en el muy comprometido embalse Pao-Cachinche no puede diluirse. Entonces debe pasar más tiempo en la planta potabilizadora Alejo Zuloaga, en Tocuyito, antes de ser bombeada a los municipios Valencia, Naguanagua, Libertador, parte de San Diego y parte de Los Guayos, explica el ingeniero.

Germán Benedetti, activista social y exlegislador de Carabobo | Foto: Luis Alejandro Borrero

La protesta terminó con una exigencia firme: que el Gobierno resuelva la crisis hídrica de Carabobo. Esa que, según la memoria y cuenta del Ministerio de Ecosocialismo y Aguas en 2015 dejó por fuera a más de medio millón de personas en los tres estados que son responsabilidad de Hidrocentro. Ya de salida, Caro recibió otra llamada: esta vez un vigilante de su conjunto residencial. Irónicamente era para avisarle que los supervisores de Hidrocentro estaban cobrando la mensualidad. “¿Ves? pagamos un servicio que ni siquiera disfrutamos bien. Pero ya no podemos prescindir de ese contrato. Dígale a esos señores que mejor nos conectamos a la tubería de cloacas y seguro tendríamos un mejor servicio”, y colgó.

Que el embalse de Guataparo esté seco significa que la calidad del agua es peor en Valencia | Foto: Luis Alejandro Borrero

Share Button

Comentarios

pito

RELACIONADOS